Pilates

Siéntete mejor después de la primera sesión
El método conocido como Pilates, que el propio Joseph Pilates denominaba Contrología, es un método de entrenamiento basado, como su propio nombre indica, en el control del movimiento.

Para llegar a ejercer ese control, se describen una serie de principios que asimilar para asegurar una correcta ejecución de los diferentes ejercicios.

Como características principales del método y sus efectos más destacados, podríamos señalar las siguientes:

  • Los ejercicios se realizan con una corrección postural llevada al detalle, lo cual aporta, a medida que se mantiene la práctica, una mejora en las posturas que adoptamos durante las actividades cotidianas.
  • La activación del llamado “core”o núcleo (es decir, la musculatura central del tronco, que incluye los músculos abdominales, músculos de la zona lumbar, así como estabilizadores de la cadera y suelo pélvico) permite que el trabajo que naceen el centro pueda llevarse a los miembros más alejados de forma muy controlada y segura.
  • Control respiratorio: El uso acompasado de la respiración así como la activación voluntaria del músculo transverso del abdomen son constantes en la ejecución de todos los ejercicios. Con esto se aumenta el control de la zona media y se incluye la mecánica respiratoria en la realización de los ejercicios.

Por lo tanto, las principales mejoras de la práctica de este método se encuentran en el aumento de la estabilidad lumbo-pélvica, movilidad articular de cintura pélvica y cintura escapular y mantenimiento/mejora de la flexibilidad.